De la granja a tu mesa

De la granja a tu mesa

En Bachoco cuidamos todos y cada uno de nuestros procesos. Aquí te explicamos cómo es el proceso del pollo:

Todo inicia con la reproducción de los gallos y gallinas, para esto buscamos a las aves que cuentan con la mejor genética para que den a luz a aves sanas, fuertes y de buen tamaño.

Una vez que ponen los huevos, éstos son llevados a granjas incubadoras para ser fertilizados e inspeccionados, con esto nos aseguramos que se encuentren en buen estado, es decir, sin fracturas en el cascarón, para después llevarlos en charolas especiales y lograr la formación adecuada del embrión. Ya en las incubadoras, el proceso dura 21 días para lograr el desarrollo saludable del ave. Al término de estos días, los huevos son trasladados al área de nacimiento del pollo y cuando llega el momento, los pollos rompen el cascarón con su pico para salir de él.

Después separamos a las hembras de los machos para enviarse a distintas granjas donde recibirán los cuidados y alimentos necesarios. Todos los pollos, sin importar su sexo son vacunados para prevenir enfermedades y garantizar su sano desarrollo.

Antes de cumplir 24 horas de haber nacido son trasladados a granjas de engorda donde reciben alimentos preparados directamente por nosotros para garantizar su calidad, conformado por: granos de soya, sorgo y maíz, además de agua limpia. Para evitar alguna enfermedad, las aves se vuelven a vacunar. 

Cuando alcanzan el peso y tamaño ideal, una cuadrilla de recolección llega por las aves y es trasladada a la planta procesadora donde son insensibilizadas para ser sacrificadas sin dolor. Se despluman, evisceran y lavan para garantizar la higiene en la carne.

Los machos: al finalizar el proceso se envían a mercados y tiendas de autoservicio. Las hembras son enviadas a rostizerías y otros establecimientos.

Las formas en las que vendemos el pollo son: pollo entero, pollo trozado y pollo procesado. 

Todo en menos de 24 horas para ofrecer un producto, fresco y de calidad.