El pavo de la granja a tu mesa

El pavo de la granja a tu mesa

Para llevar todo el sabor del pavo de la granja hasta tu hogar realizamos el siguiente proceso.

Primero nos aseguramos de contar con proveedores nacionales e internacionales de carne de pavo que cumplan con las más altas normas de calidad vigentes, como lo son:

  1. Aquellos que tengan las condiciones óptimas para el desarrollo saludable de las aves.
  2. Aquellos que les brindan una alimentación natural y equilibrada a base de granos.
  3. Aquellos que realizan sacrificios sin estrés.
  4. Quienes cuenten con certificación TIF, la aprobación de la SENASICA y del USDA, que garantizan la seguridad del consumidor.

Una vez que recibimos la carne congelada en la Planta de Producción, seguimos con su procesamiento.  Se deshuesa y realizan cortes adecuados para la elaboración de los productos y se muele para facilitar su manipulación en la preparación de los productos.

Existen dos formas de manipularlo: Mezclado y Preparado. Te contamos cómo es que se trabaja cada uno.

Mezclado: Cuando el producto final lo requiera, se agregan condimentos para complementar el sabor. Se analiza el porcentaje de grasa, la temperatura y los nutrimentos de la carne para asegurar su calidad y valor nutrimental. La mezcla se envía a una máquina formadora para moldear y dar dimensión y volumen específico a cada una de las piezas, para producir productos de tamaño específico. Después los productos entran a un equipo para ser congelados hasta en -18ºC y así favorecer su conservación y seguridad.  Son inspeccionados para garantizar la ausencia de metales que pudieran resultar del astillado de las cuchillas del molino o de cualquier otro paso en el proceso. Se emplayan y son empaquetados para su venta. Al final se montan en camiones con refrigeración y son llevados a todo el país para que los encuentres en supermercados y tiendas de autoservicios.

Preparado: Para este proceso el pavo se marina y cocina con la intención de crear nuevas opciones de productos. Se congela hasta -18ºC y de esta manera favorecer su conservación y seguridad.  Después el producto es inspeccionado para garantizar la ausencia de metales que pudieran resultar del astillado de las cuchillas del molino o de cualquier otro paso en el proceso. Se emplaya y empaqueta para su venta, y es trasladado a todo el país para que lo encuentres en supermercados y tiendas de autoservicios.